Inicio Internet Qué Tipos de Hosting existen, compartido, VPS, dedicado

Qué Tipos de Hosting existen, compartido, VPS, dedicado

Hosting

¿Cómo elegir el tipo de Hosting adecuado?

Hosting o Alojamiento web, ese espacio que te permitirá mostrarle al mundo entero tu negocio y tu marca personal.

Pero, ¿sabes que tan importante es para el buen funcionamiento de tu blog o página web?

Si ya has analizado cuales son tus necesidades, como el tipo de página web que quieres crear, sumado a todo lo que te explicaré aquí.

Te aseguro que podrás elegir el alojamiento web correcto para tí.

Pero si no lo has hecho, no hay problema.

Aquí te enseñaré todo lo necesario, pero para eso, es muy importante que conozcas a que se le llama hosting y para qué sirve. ¿Te parece buena idea? Pues vamos a ello.

¿Qué es un Hosting o Alojamiento web?

Si llevas tiempo investigando sobre la creación de páginas web y te has llenado de mucha información, es probable que estés familiarizado con este término.

Sin embargo, antes de explicarte que un hosting es necesario que comprendas en qué se diferencia con un servidor web.

Un servidor web es un equipo (máquina), ya sea digital o físico, que se encarga de almacenar, recibir y enviar información a través de internet.

Cuando tienes pensado crear una página web, ya sea para tu marca personal o para tu negocio, necesitas un lugar donde puedas almacenar toda la información que pondrás en ella.

Es aquí donde toma protagonismo el hosting.

El hosting, también llamado Alojamiento Web, es un servicio que se brinda a los usuarios para almacenar información, imágenes, vídeos, entre otras cosas.

En pocas palabras, tú alquilas un pequeño espacio de un Servidor Web para alojar la información de tu blog o página web.

Claro que, dependiendo del tamaño de tu proyecto, también puedes alquilar todo el servidor. Pero, suele ser muy caro.

Un claro ejemplo puedes encontrarlo en tu PC.

Enserio. ¿Qué necesitas para almacenar y acceder a todos tus archivos?

Un disco duro. Que sería como el hosting.

La única diferencia es que este almacenamiento debe estar encendido las 24 horas del día para que los artículos que publiques lo puedan ver las personas a cualquier hora.

Y, ¿qué tan importante es?

Mucho. La mala elección de un determinado hosting puede afectar, de alguna manera, el rendimiento de tu página web, por ejemplo, una velocidad de carga baja puede traer como consecuencia que tus futuros clientes te abandonen de inmediato y se vayan a la web de tu competencia.

Así de simple.

Tipos de hosting

Es muy seguro que estés confundido y abrumado por la cantidad de hosting que hay en el mercado.

¡Y claro que es para alarmarse! Más aún, cuando no se cuenta con el conocimiento necesario sobre este tema.

Eso no será un inconveniente para ti, pues estás en el lugar correcto.

Ya que en este artículo te enseñaré los diferentes tipos de hosting que puedes encontrar y te explicaré cada una de sus características.

Así como algunas ventajas y desventajas.

Y, para comenzar esta lista, entre los principales tipos están:

Hosting Gratuitos

Gratuito… Vaya nombre, ¿verdad?

Pero, como sabrás, lo barato puede salir caro. Aunque parece ser una opción muy tentadora, no te la recomiendo.

¿Por qué? Déjame que te explique.

Como sabes el primer paso para tener una página web es adquirir un dominio (que por cierto también hay que comprarlo) y luego comprar el alojamiento web, que lo puedes hacer con la misma empresa (una opción que te recomiendo si no tienes mucha experiencia) o con empresas diferentes.

Una de las ventajas   que tiene el hosting gratuito, como por ejemplo blogger, wordpress.com, wix, entre otras, es que te permite crear tu blog con el dominio que desees, añadiendo una extensión de la empresa que decidas usar. De manera gratuita.

Quedando tu dominio así: www.nombre.wordpress.com

Que por cierto, no es para nada profesional; y es una de las desventajas.

Otro desventaja es que es muy difícil que logres posicionarte en los buscadores. Asimismo, te brindan características muy limitadas.

Entre ellas está el espacio de almacenamiento, recursos o cantidad de memoria.

Ponte en este caso. Creas un blog y comienzas a tener más tráfico (muy difícil por cierto), pero debido a las limitaciones, esta será muy lenta y puede llegar a caerse debido a la cantidad de personas que visitan tu web.

Muchos de estos proveedores colocan anuncios en tu blog y otros, en cambio, no la ponen. Pero, no permiten monetizar tu blog con Google Adsense.

Es lo que hay.

Pero, una de las principales problemas que causa mucho debate es la pertenencia del blog, pues al ser gratis afirman que la página que creas no es completa tuya,.

Lo que sí es cierto, es que mucho de estos proveedores también ofrecen servicios de pago. Y al usar el modo gratuito, a causa de todas las limitaciones, te empujan poco a poco a contratar sus planes de pago.

Una alojamiento web gratuito es una buena opción si quieres abrir un blog como pasatiempo o quieres ir aprendiendo cómo se maneja este tipo de plataformas.

No es una buena idea para emprender un negocio o si tienes pensado en generar ingresos con tu página web.

Hosting Compartidos

A partir de aquí, todos los hosting que mencionaré serán de pago.

Si el negocio que tanto has anhelado está creciendo y quieres llegar a muchas más personas o quieres dar a conocer tus servicios profesionales y generar ventas, crear un página web es la mejor opción.

Y adquirir un hosting de pago es la mejor opción.

Un hosting compartido aloja cientos de páginas web, de diferentes clientes, en un solo servidor.

Es por eso que los recursos que te brinden serán compartidos con todos los usuarios que estén registrados en este hosting.

Por ejemplo, cuando alquilas una habitación ya sea de una casa o un edificio, solo serás dueño del área que estés pagando y tendrás que compartir con otros inquilinos otros ambientes, como por ejemplo la cochera o el baño.

Como te habrás dado cuenta.

Una de las mayores ventajas son los costos, pues son divididos entre todos los usuarios.

El hosting compartido o Shared Hosting se caracteriza por ser uno de los más económicos de todos los hosting de paga que hay en el mercado.

Y lo más importante es que puedes configurarlo de una manera sencilla.

Sin embargo, repartir los recursos del servidor puede puede afectar el desempeño de las páginas web.

Pues, un sitio con muchas visitas mensuales puede llegar a perjudicar al resto de webs alojadas.

Este tipo de hosting es muy recomendable para clientes o empresas pequeñas donde sus web no reciban mucho tráfico.

Hosting VPS

El Servidor Privado Virtual (Virtual Private Server) es una combinación de un hosting dedicado y un hosting compartido. Pues, te brinda los servicios de un alojamiento dedicado en un entorno compartido.

La manera de funcionar de este tipo de hosting es simple.

Se ejecutan varios sistemas virtualizados en un solo servidor y estos actúan como si fueran alojamientos webs dedicados. Lo que se hace con este alojamiento web es “partir” un servidor en en pequeños servidores.

Por ejemplo, una computadora normal a la que le instalas varios sistemas operativos que puedes ejecutar de manera individual.

Una de las grandes ventajas es que el número de sitios web está limitado por cada servidor (entre 10 a 20 sitios web). En consecuencia, brinda un mejor rendimiento para las páginas web.

Otra ventaja, es que cada usuario está limitado por una cierta cantidad de recursos de los que podrá disponer.

Esto quiere decir que no compartiras con ningun otro cliente los recursos de tu servidor.

Si la web de otro usuario pasa los límites asignados puede bajar su rendimiento sin perjudicar tu página web o la web de los demás usuarios.

Además, te brinda una mayor flexibilidad y rendimiento que un Hosting compartido.

Por lo general el usuario tiene el control total de su hosting.

Y lo mejor, es que son escalables. Así, si tu sitio web comienza a crecer y a aumentar el tráfico, puedes contratar otros planes con características mejoradas en cuanto a espacio, memoria o cantidad de dominios alojados.

¡No es genial!

Es necesario mencionar que también posee algunas desventajas, aunque son muy pocas.

Una de ellas es su costo, pero lo más probable es que cuando hayas llegado a los planes más altos, tu web ya esté generando los ingresos necesarios para pagarse por sí misma.

Es una buena opción si tienes dudas en que un hosting dedicado sea la mejor opción ya que este es un poco difícil de configurar, además de ser más costosos.

Un VPS es usado por personas que quieren tener más el control de su hosting y necesitan mucha libertad de personalización.

Si cuentas con el dinero necesario, te recomiendo que te cambies a un VPS, pues suele ser mucho mejor que un alojamiento compartido. Por donde lo mires.

Hosting Dedicados

Este Alojamiento web es el más eficientes y potentes que hay en el mercado.

El hosting dedicado se caracteriza porque el usuario es el principal dueño de todos los recursos que provee la empresa del alojamiento web.

Así es, tu serás dueño del espacio de almacenamiento, la cantidad de memoria y las demás características.

Sin necesidad de estar compartiendo con otros usuarios los recursos que te brinden. Y lo mejor, la seguridad que ofrecen es muy alta.

Una de las desventajas principales puede ser el precio elevado para contratar el servicio.

Así mismo, necesitas tener un amplio conocimiento sobre tecnología y puede que te lleve un poco de tiempo poder usarlo de la manera adecuada, sin llegar a estropearlo.

Aunque, por lo general la empresa se encarga del cuidado físico del servidor y de la conectividad con internet.

Es recomendable para las personas que buscan un alto rendimiento de sus páginas y, sobre todo, que el congestionamiento no sea un problema. También si deseas una mayor privacidad y control sobre tus datos.

Cloud Hosting

Este tipo de hosting se caracteriza por brindar a los usuarios un alojamiento virtual. Es todo lo contrario a un VPS, pues este une muchos servidores para formar un servidor potente.

Se caracterizan por brindar mayor seguridad.

Al unir los recursos de varios servidores tu página web tendrá una mayor estabilidad, pues si uno, de todo el conjunto de servidores, falla no habrá problemas ya que habrán más trabajando.

Así que no tendrás problemas de ese tipo.

También estarás pagando sólo por la cantidad de espacio, memoria ram y volúmen de tráfico que usas o que requieres.

Es un tipo de alojamiento web que te permitirá escalar según las necesidades que vayas teniendo en el camino. Son una buena alternativa a los hosting compartidos y dedicados..

Puedes elegir un alojamiento en la nube pública. Esto te uno a diferentes servidores públicos con las medidas de seguridad necesarias para no tener problemas.

O, en nubes privadas. Que son más convenientes para páginas web que necesitan mucha seguridad.

Pero no todo es alegría, pues hay una desventaja. ¿Ya sabes cuál es?

Sí. Su precio, aunque muchos de los proveedores combinan el costo por precio fijo y según la cantidad de tráfico que recibas. En pocas palabras cuando recibas muchas visitas puede que llegues a pagar mucho más.

Conclusión

Como puedes ver la variedad de hosting es muy amplia, cada una de ellas te brindan características diferentes.

Y lo peor, encontrarás muchas empresas ofreciendo este servicio.

Por esta razón te recomiendo que analices la finalidad de tu página web o blog.

Por ejemplo, un blog que lo usarás para escribir y compartir tus viajes o gustos, donde no te preocupes por el posicionamiento y la cantidad de visitas que puedas llegar a tener.

Un hosting gratuito sería una buena opción.

Pero si por el contrario tienes pensado en ofrecer tus servicios o que el mundo entero conozcan tu negocio y tu empresa.

Sin duda uno de pago es el que debes elegir.